top of page

Alquiler Temporal vs. Alquiler Tradicional: Claves para Elegir la Mejor Opción en el Mercado Inmobiliario Paraguayo


ALQUILER TEMPORAL PARAGUAY

En el ámbito del mercado inmobiliario paraguayo, es esencial comprender las particularidades que distinguen a los alquileres temporales de los tradicionales. Ambas modalidades tienen sus propias ventajas y desafíos, y la elección entre una u otra puede depender de diversos factores.


A diferencia de lo que ocurre en otros países, en Paraguay tanto los alquileres temporales como los tradicionales están regidos por la misma ley, específicamente la Ley N° 1.295 de Locación, Arrendamiento o Leasing Financiero y Mercantil, y comparten una tasa de IVA del 5%.


El alquiler tradicional se distingue por contratos de larga duración, proporcionando estabilidad en los ingresos mensuales para aquellos inversores que buscan un flujo constante y predecible a largo plazo. Sin embargo, esta estabilidad puede verse afectada si el propietario decide vender la propiedad o necesita habitarla, ya que el contrato debe ser rescindido por el inquilino. Otra desventaja es que los ingresos son fijos y no pueden ajustarse según la demanda o la temporada.


Por otro lado, el alquiler temporal ofrece mayor flexibilidad, con contratos de corta duración que van desde unos pocos días hasta seis meses. Esto permite al propietario disponer del inmueble para otros fines o venderlo según lo desee. Sin embargo, implica la necesidad de asegurarse de que la propiedad esté completamente equipada y amueblada, lo que puede generar costos adicionales.


En cuanto a las posibles desventajas, los alquileres temporales pueden enfrentar problemas como daños o robo de equipamiento, conflictos con el consorcio del edificio, menor respaldo legal ante los costos de un desalojo, un mercado cada vez más competitivo, falta de garantías ante daños importantes, e imposibilidad de cobro de deudas/daños ante extranjeros. Además, el mercado competitivo y la falta de garantías ante daños importantes pueden representar preocupaciones adicionales. El alquiler temporal también requiere una atención más constante para garantizar la satisfacción de los inquilinos y mantener una buena reputación en plataformas como Airbnb o Booking.


A pesar de estas consideraciones, el alquiler temporal puede resultar más rentable que el tradicional. Según estimaciones, el ingreso mensual neto promedio para un departamento de dos ambientes en alquiler temporal en Asunción puede ascender a 840 USD, sin descontar gastos y con una tasa de ocupación del 70%, mientras que en el caso de un alquiler tradicional sería de 650 USD.


Para los propietarios, es importante tener en cuenta las necesidades específicas de cada modalidad de alquiler. Mientras que en el alquiler tradicional los inquilinos suelen traer sus propios muebles y electrodomésticos, en el caso del alquiler temporal se espera encontrar la propiedad completamente equipada y amueblada, lo que implica una inversión de entre USD 4.000 a USD 6.000 si es monoambiente o 2 ambientes, respectivamente.


Además, el alquiler temporal puede ser una opción atractiva para estudiantes y viajeros de negocios. Con el crecimiento del trabajo remoto, hay una demanda creciente de personas que buscan estadías de mediano plazo en lugares cómodos y bien ubicados. Esto representa una oportunidad para los propietarios que pueden adaptar sus propiedades para satisfacer esta demanda específica.


En cambio, el alquiler tradicional es ideal para familias o jóvenes que viven en las ciudades pero no tienen una gran cantidad de dinero para comprar una vivienda propia. En un contexto de altas tasas de interés en Paraguay, adquirir una propiedad puede resultar difícil para muchos. Estos inquilinos buscan viviendas cerca de sus lugares de trabajo y de las escuelas de sus hijos. En Asunción, se ha observado un aumento en la demanda de propiedades por parte de personas que vivían en ciudades cercanas pero trabajaban en la capital, debido al creciente tráfico en la región.


La dinámica del mercado inmobiliario paraguayo refleja estas tendencias cambiantes, donde tanto el alquiler temporal como el tradicional encuentran su lugar en función de las necesidades y preferencias de los inquilinos. Mientras que el primero se adapta a un perfil más móvil y temporal, el segundo se dirige a aquellos que buscan estabilidad y arraigo en un lugar. La comprensión de estas dinámicas es esencial para los inversores y propietarios que desean maximizar el rendimiento de sus propiedades en un mercado cada vez más diverso y exigente.

Comentários


bottom of page